Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2015

Sueños y otros fenómenos rutinarios

¿Por qué renunciamos a los sueños?  Los sueños son parte de nosotros. Nosotros somos los sueños.  Estamos llenos de ellos, por todas partes.  Por los sueños reímos y lloramos.  Por los sueños nos movemos y nos quedamos quietos, no hay ninguna motivación que no traiga detrás un sueño.  A veces son sueños que podemos explicar. Otras veces son sueños secretos, silenciosos.  Incluso el amor. El amor es un sueño. Es el sueño más grande de todos.  Es esperar que exista otra persona que sea exactamente la que estamos buscando.  Y la encontramos, y poco a poco nos vamos dando cuenta de que esta no es la persona que buscábamos, que es diferente, que nos hace cambiar y plantearnos las cosas.  Y cuando nos damos cuenta de eso, podemos seguir adelante y cumplir nuestro sueño o podemos desistir y perderlo para siempre. 
Porque los sueños son parte de nosotros y nosotros somos los sueños.

Silencio

Me gusta el silencio. Me gusta lo que el silencio dice y lo que esconde.  Me gusta cuando el silencio es incómodo y habla. Me gusta cuando el silencio nos acerca a nosotros mismos. 
Y es que hay silencios que pueden tocarse, que lo llenan todo.  Son como un día de sol, como una tarde de sofá y peli, como una mañana con One Republic de fondo, con unos ojos que miran con amor.  Son como pasear por Barcelona de noche, cuando todos van a algún sitio.  O como inspirar muy hondo en un buen momento, para cargarte de felicidad los pulmones.
Y es que son los silencios que dicen la verdad. 
Si eres feliz en silencio, puede que  lo seas para siempre.