Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2016

Paraules d'amor

Me gusta el amor.
Me encanta.

Últimamente estoy escuchando muchas canciones románticas y fijándome en la letra.
Y me estoy dando cuenta de que lo que nos gusta del amor es sentirlo.

Nos da igual la otra persona, o prácticamente. Las canciones de amor no tratan de la otra persona. Tratan del que ama.

"Yo te amo con la fuerza de los mares, YO..."
Ésta es la más evidente, ya que todos la cantamos hasta con el énfasis en el "yo".

Pero absolutamente todas.

"Oh, my love, my darling
I've hungered for your touch, a long lonely time".
 Aquí al menos dice "your touch".

Esta idea me gusta y me disgusta al mismo tiempo. En parte, no me gusta que seamos tan egoístas. ¿Hasta cuando nos enamoramos vamos a pensar en nosotros?

Pero, por otro lado, creo que es bonito. El hecho de que pienses en cómo tú te sientes por el amor de esa persona hace que te quieras a ti mismo, aunque sólo sea un poquito.

Pensando, pensando, me acabé estampando

¿Por qué tanto pensar?

¿Por qué tenemos esos aprendizajes tan metidos en nuestras cabezas que no podemos ignorarlos?

"Es que siempre lo he hecho así". Y ya está, es el final.

No hay algo más complicado y más necesario que cambiar nuestra forma de pensar, de ver, de mirar.

Muchas veces ni siquiera nos damos cuenta de lo absurdo que es algo que estamos pensando hasta que lo decimos en voz alta y sentimos lo que esas palabras nos hacen sentir.

No sé a vosotros, pero a mí me pasa demasiado a menudo que cuando digo en voz alta algo a lo que llevo tiempo dándole vueltas me doy cuenta instantáneamente de que era muchísimo más fácil de lo que creía.

Quizás lo único que haga falta sea dejarse llevar. No pensar tanto en los porqués, ni en los cómo, ni en los "qué pasará luego".

Quizás ha llegado el día en que de una vez por todas nos dejemos llevar por el instinto. Y no para hacer locuras o peligrosidades, sino para vivir plenamente una vida que no debería ser de nadie más q…