Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2016

Otra vez es Año Nuevo

Otra vez se acerca el final de año.  Y como cada final de año (adoro esta época) me pongo a mirar y remirar todas las cosas que han pasado desde hace un año. 
Parece que fue ayer cuando terminó el 2015. Parece que fue ayer cuando escribí mis propósitos para este año.  Y algunos se han cumplido, otros no.
Yo no podía llegar a imaginar lo que el mundo me deparaba este año. Toda la gente maravillosa que he conocido, todas esas personas especiales que me han hecho tan feliz. Mis amigos de siempre y para siempre, grocs, amigos de paso, amigos nuevos que llegan espero que para quedarse, mi peli-cúrcuma,  mis niños del esplai, los monis guaposos, mis primos maravillosos, mis papis, mi sista. 
Estoy muy orgullosa de mí misma. He conseguido cambiar muchas de esas cosas que no me gustan de mí.  Y lo he hecho porque he querido.  Con mi esfuerzo.
Ayer estuve hablando con mi profesora de yoga, (en realidad es profesora de mil cosas, pero siempre la llamo así) y me dijo algo que me encantó.  Me dij…

Mis niñas fuertes

Qué fuertes son.
Qué fuertes.

Esas personas que cada día se despiertan y abrazan a la vida con los dos brazos.
Aunque la vida se revuelva, y tiemble, e incluso quiera salir corriendo.

Ellas, que no se rinden nunca. Que los viven a tope. Todos los momentos.
Me encanta esa energía, la sensación de que ese momento es único.
Porque sólo estás ahí, y lo que pasa es único.

Mis niñas con pasión, mis niñas bonitas.
Que me sacan una sonrisa con sus halagos,

Que al ser felices conmigo, hacen que yo también sea feliz conmigo.

Que se enamoran, y se desenamoran, pero sobre todo quieren.
Quieren muchísimo.

Yo quiero aprender a querer así, quiero aprender de vosotras.

Quiero haceros fotos naturales y que estéis preciosas aunque os gusten más posando.
No podéis ser más bonitas que cuando sois vosotras mismas.

Daniela, Joss, os quiero y cada día que no os veo os echo de menos.

Levántate, salvaje

Levántate.  Grítale al mundo lo que no te deja decir
No dudes ni un segundo de ti misma. O todos. Duda siempre que quieras
Cambia, crece, o no. Lo que quieras.  Vive tu vida, y que sea sólo tuya. O cómpartela si te enriquece. 
Mira el vaso medio lleno, o mejor lleno del todo, o ni mires el vaso.  Olvídate de los demás, o no los olvides nunca. 
No vuelvas a aquel lugar en el que no fuiste feliz, o revívelo para siempre. Lo que quieras. No dejes que nada te cambie, o permítele al mundo enseñarte. 
No cambies nunca por nadie, ni por ti.  O adáptate al resto. Y a tu vida. Y a ti.
No quieras nunca a nadie. O quiere siempre a todos.  Hay cosas que no puedes perdonar. Pero en realidad sí puedes hacerlo, si quieres. 
No busques en otros lo que está dentro de ti. O búscalo. Lo que quieras. 
En resumen, sé tú. Y sé feliz. 





Paraules d'amor

Me gusta el amor.
Me encanta.

Últimamente estoy escuchando muchas canciones románticas y fijándome en la letra.
Y me estoy dando cuenta de que lo que nos gusta del amor es sentirlo.

Nos da igual la otra persona, o prácticamente. Las canciones de amor no tratan de la otra persona. Tratan del que ama.

"Yo te amo con la fuerza de los mares, YO..."
Ésta es la más evidente, ya que todos la cantamos hasta con el énfasis en el "yo".

Pero absolutamente todas.

"Oh, my love, my darling
I've hungered for your touch, a long lonely time".
 Aquí al menos dice "your touch".

Esta idea me gusta y me disgusta al mismo tiempo. En parte, no me gusta que seamos tan egoístas. ¿Hasta cuando nos enamoramos vamos a pensar en nosotros?

Pero, por otro lado, creo que es bonito. El hecho de que pienses en cómo tú te sientes por el amor de esa persona hace que te quieras a ti mismo, aunque sólo sea un poquito.

Pensando, pensando, me acabé estampando

¿Por qué tanto pensar?

¿Por qué tenemos esos aprendizajes tan metidos en nuestras cabezas que no podemos ignorarlos?

"Es que siempre lo he hecho así". Y ya está, es el final.

No hay algo más complicado y más necesario que cambiar nuestra forma de pensar, de ver, de mirar.

Muchas veces ni siquiera nos damos cuenta de lo absurdo que es algo que estamos pensando hasta que lo decimos en voz alta y sentimos lo que esas palabras nos hacen sentir.

No sé a vosotros, pero a mí me pasa demasiado a menudo que cuando digo en voz alta algo a lo que llevo tiempo dándole vueltas me doy cuenta instantáneamente de que era muchísimo más fácil de lo que creía.

Quizás lo único que haga falta sea dejarse llevar. No pensar tanto en los porqués, ni en los cómo, ni en los "qué pasará luego".

Quizás ha llegado el día en que de una vez por todas nos dejemos llevar por el instinto. Y no para hacer locuras o peligrosidades, sino para vivir plenamente una vida que no debería ser de nadie más q…

He perdido mi diario

Sí. He perdido mi diario y no hay forma de encontrarlo.
Pero no pasa nada.
Puedo resumir el día en mi nueva decisión:
voy a crear un nuevo blog.

No quiero abandonar este (más de lo que ya está), pero creo que estoy en una nueva etapa
de mi vida.
Nueva etapa, nuevo blog.

Doy gracias al año pasado por todo lo que la vida me ha enseñado sobre los demás y sobre mí misma.
Doy gracias a todos los que me han acompañado, a los que he reencontrado y a los que ya no quiero más.
Parece que esté recogiendo un Óscar.

En fin, aunque ya os lo contaré en mi nuevo blog, os resumo mi nuevo proyecto:
Voy a escribir (por ahora) un blog semanal. Sobre una persona, una película, algo que me inspire y que me suponga un reto.
Añadiré también alguna imagen o alguna canción que me sirva de inspiración.

Gracias, querido diario.
Gracias a todos los que leáis hasta el final.


Lo que tienen en común Beyoncé y Albert Espinosa

Yo quiero ser una persona fuerte. Más.
Una persona inteligente. Más.
Una persona que no necesite permiso, que no tenga dudas, que no dependa de nadie.

Una persona que no existe al fin y al cabo.
Nadie lo hace todo sin dudar, sin pensar.
Nadie vive su vida sin ningún remordimiento. Y menos mal.

Entonces, lo que quiero es ser feliz.
Es estar alegre, reír, llorar. Vivir.
Escuchar una canción y sonreír por lo que me hace sentir.
Que esta canción me dé fuerza.

Es una de esas pequeñas grandes maravillas.
Levantarte por la mañana, sin ganas de nada y de repente escuchar esa canción,
que parece que esté hecha exactamente para ti, aunque no tenga nada que ver contigo.

Yo quiero ser como Beyoncé, o como Albert Espinosa.
Quiero sacarle todo el jugo a la vida.

¿Que lucho contra una enfermedad fuerte y le gano? Pues escribo libros maravillosos sobre
lo que me ha pasado, y así lo que he aprendido estará vivo para siempre.
¿Que mis videoclips gustan? Pues voy a hacer un CD en el que todas la…