Ir al contenido principal

Revolución 15 - Música para el optimismo

Estas últimas revoluciones me están encantando. Aunque en esta en concreto no lo he hecho bien hasta ahora.

Os cuento. A mí me ENCANTA crear listas de reproducción. Asociadas a un sentimiento, a una persona, a lo que sea.

Ahora mismo estoy pasando por un duelo. Me gusta pasarlo mientras estoy coja porque así mi ajetreo habitual no está, y estoy siendo más consciente de cuáles son mis fases del duelo, creando nuevos mantras, etc.

Mi primera fase (una fase que duró muy poco) fue de negación. "Nada es irreversible" "puede que no sea definitivo". Lo típico. Una semana después superé esta fase, y entré en la fase de tristeza. Durante estas semanas de la fase de tristeza he ido intercalando listas de reproducción. A ratos escuchaba la lista de canciones marchosas de Mònica, a ratos escuchaba una lista que se llamaba "Broken Heart".
Mis canciones favoritas en esta lista eran: Stay with me, de Sam Smith; Someone like you, de Adele; Goodbye my lover, de James Blunt (OBVIAMENTE).
Sí, parece un poco masoca, pero es que a mí me gusta vivir las emociones profundamente, Claro que a veces, si te sumerges demasiado en esas emociones te impiden avanzar.

La siguiente fase la empecé hace menos, el domingo. Es la fase de rabia. Rabia, en mi persona, es una emoción no muy acalorada, no me resulta tan intensa como la tristeza o la alegría.
Nueva lista de reproducción: HATE. Tal cual, sin eufemismos (y exagerando el sentimiento).
Algún ejemplo de canción que se encuentra en esta lista: Dramas y comedias o Desfachatez, de Fangoria; Amor con hielo, de Morat; You lost me,  de Christina Aguilera; Bailaré sobre tu tumba, de Siniestro Total y otras exageraciones varias que al final me acaban haciendo reír de lo extraña que es esta sensación en mí.

Pero es que la revolución implica algo mucho más complicado: una lista de canciones optimistas, que te hagan sentir bien. He tenido este tipo de listas en otras ocasiones, pero hace poco hice una limpieza de mi Spotify así que ya no las tengo. Tengo que elegir canciones que me hagan subir, que me den alegría y me hagan sentir en paz. Ahora mismo se me ocurren tres: You're making my dreams come true, de Hall & Oates; Quelqu'un m'a dit, de Carla Bruni y Me amo, de Love of Lesbian. Iré pensando canciones nuevas, si alguno tenéis alguna sugerencia os lo agradecería eternamente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Silencio

Me gusta el silencio. Me gusta lo que el silencio dice y lo que esconde.  Me gusta cuando el silencio es incómodo y habla. Me gusta cuando el silencio nos acerca a nosotros mismos. 
Y es que hay silencios que pueden tocarse, que lo llenan todo.  Son como un día de sol, como una tarde de sofá y peli, como una mañana con One Republic de fondo, con unos ojos que miran con amor.  Son como pasear por Barcelona de noche, cuando todos van a algún sitio.  O como inspirar muy hondo en un buen momento, para cargarte de felicidad los pulmones.
Y es que son los silencios que dicen la verdad. 
Si eres feliz en silencio, puede que  lo seas para siempre.

Música para vivir

La música parece algo extraño. A veces nos parece que es algo superfluo. Creemos que fácilmente podríamos vivir sin ella. Sin embargo, siempre nos acompaña.  Nuestra vida está repleta de pequeñas  canciones que escuchamos.  La melodía del tren, que es diferente  de la del metro o el autobús.  La de los anuncios de la tele, las canciones tradicionales,  las canciones que todo el mundo sabe y no conoce por qué,  las canciones que nos hacen reír,  las canciones que nos hacen soñar,  las canciones que nos hacen enamorarnos. La vida en sí es una melodía.  Es un conjunto de notas,  algunas más graves, otras más agudas.  A veces nos gusta como suena el conjunto  y a veces lo odiamos.  A veces creemos que necesitamos la música de fondo,  y otras una melodía solitaria es la que llena nuestros segundos. Al fin y al cabo, es cierto que podríamos vivir sin música, pero yo prefiero no hacerlo.
Mi inspiración de hoy.