Ir al contenido principal

Revolución 3 - Una caja para mimarme

Esta revolución me ha hecho pensar en una caja que, de hecho, ya tengo. Mi caja no estaba pensada para mimarme, sino para relajarme.

La idea de la caja para mimarme es guardar en ella todo tipo de cosas que te hagan sentir bien, lo que sea, cualquier cosa. Por ejemplo podrías guardar chocolate si te gusta, una determinada colonia o algo por el estilo.

En mi caja, como era para la relajación (o para la rutina de dormir) había cosas más variadas. Algunas de ellas las voy a conservar, otras no, y algunas aún me faltan.




Primero, tengo el pequeño libro del Mindfulness. En este libro se incluyen muchos consejos para conectar, para vivir cada momento plenamente. Lo uso sobretodo cuando estoy nerviosa o me siento perdida, para volver a conectar conmigo y para poder aprovechar el momento. 











Después, tengo una crema que sirve para relajarse. Es una especie de roll-on que sirve para hacer masajes en puntos que pueden ser relajantes, como en el entrecejo, en las sienes... Tiene un olor como de menta, y ayuda a favorecer el riego sanguíneo y  a relajar la cara.  



Me gusta mucho esta crema. Es de manos y cutículas (yo siempre me muerdo las cutículas, así que necesito mucho cuidar mis manos para que no se vean tan mal).

Además, la compré ahora hace un año, un día muy importante de mi vida. 







Después, hay cosas que me faltan: 



Por un lado, me faltan cosas que huelan bien. Velas aromáticas, mi Roibos Safari preferido.





Por otro lado, necesito también cosas del mar. Había pensado guardar un poco de tierra en un frasco de cristal, algunas piedras de la playa, algunas conchas que me gusten. 







También pensé en guardar algunas fotos que me gusten, amaneceres, atardeceres, fotos de naturaleza, fotos de momentos bonitos, momentos en los  que me sentí feliz. 








Comentarios

Entradas populares de este blog

Revolución 15 - Música para el optimismo

Estas últimas revoluciones me están encantando. Aunque en esta en concreto no lo he hecho bien hasta ahora.

Os cuento. A mí me ENCANTA crear listas de reproducción. Asociadas a un sentimiento, a una persona, a lo que sea.

Ahora mismo estoy pasando por un duelo. Me gusta pasarlo mientras estoy coja porque así mi ajetreo habitual no está, y estoy siendo más consciente de cuáles son mis fases del duelo, creando nuevos mantras, etc.

Mi primera fase (una fase que duró muy poco) fue de negación. "Nada es irreversible" "puede que no sea definitivo". Lo típico. Una semana después superé esta fase, y entré en la fase de tristeza. Durante estas semanas de la fase de tristeza he ido intercalando listas de reproducción. A ratos escuchaba la lista de canciones marchosas de Mònica, a ratos escuchaba una lista que se llamaba "Broken Heart".
Mis canciones favoritas en esta lista eran: Stay with me, de Sam Smith; Someone like you, de Adele; Goodbye my lover, de James Blun…

Silencio

Me gusta el silencio. Me gusta lo que el silencio dice y lo que esconde.  Me gusta cuando el silencio es incómodo y habla. Me gusta cuando el silencio nos acerca a nosotros mismos. 
Y es que hay silencios que pueden tocarse, que lo llenan todo.  Son como un día de sol, como una tarde de sofá y peli, como una mañana con One Republic de fondo, con unos ojos que miran con amor.  Son como pasear por Barcelona de noche, cuando todos van a algún sitio.  O como inspirar muy hondo en un buen momento, para cargarte de felicidad los pulmones.
Y es que son los silencios que dicen la verdad. 
Si eres feliz en silencio, puede que  lo seas para siempre.

Música para vivir

La música parece algo extraño. A veces nos parece que es algo superfluo. Creemos que fácilmente podríamos vivir sin ella. Sin embargo, siempre nos acompaña.  Nuestra vida está repleta de pequeñas  canciones que escuchamos.  La melodía del tren, que es diferente  de la del metro o el autobús.  La de los anuncios de la tele, las canciones tradicionales,  las canciones que todo el mundo sabe y no conoce por qué,  las canciones que nos hacen reír,  las canciones que nos hacen soñar,  las canciones que nos hacen enamorarnos. La vida en sí es una melodía.  Es un conjunto de notas,  algunas más graves, otras más agudas.  A veces nos gusta como suena el conjunto  y a veces lo odiamos.  A veces creemos que necesitamos la música de fondo,  y otras una melodía solitaria es la que llena nuestros segundos. Al fin y al cabo, es cierto que podríamos vivir sin música, pero yo prefiero no hacerlo.
Mi inspiración de hoy.